lunes, 25 de julio de 2016

15 AÑOS TENÍA MARTINA

El corrido es un género musical muy recurrido en nuestro país, para contar hechos diversos en una canción, en este caso me centraré expresamente en el corrido de LA MARTINA; es muy común escuchar aquello de que tiene 15 años como La Martina, pero no siempre sabemos la historia desgraciada de esa chica y de muchas otras.

En nuestro país, a muchos nos parece lejano un hecho como ese, pero hay lugares en los que aún se siguen dando los raptos con propósitos sexuales, el matrimonio forzado o voluntario con jovencitas menores de edad. 

Hay pueblos indígenas donde aún se acostumbra "la dote" que consiste en que el padre y madre de una chiquilla arreglan el matrimonio con la intención de recibir un beneficio económico o en especie; por otro lado existen leyes que protegen los usos y costumbres de los pueblos y comunidades indígenas, considerando como parte de su cultura al conjunto de manifestaciones y aptitudes que las personas adquieren al vivir en sociedad y que abarca lenguaje, arte, historia, religión, tradiciones, usos y costumbres.

Las leyes que protegen y salvaguardan los derechos de las mujeres y las niñas, se ven aún frustradas ante las costumbres y tradiciones y falta mucho para que las unas y las otras convivan de manera en que se consiga preservar los buenos usos y costumbres sin ver vulnerados los derechos de las personas.

Dónde ocurrió la historia de la Martina? en muchos sitios, en todos los lugares en los que una chiquilla es entregada por voluntad o por imposición a un hombre que la toma para sí como una extensión de su propiedad y no como una compañera. 

El hombre "marido" de Martina llega a casa y la encuentra en lo que el supone un acto inapropiado, encuentra un caballo y aquella le dice que se lo mandó el padre de el, para que vaya a la boda de su hermana la menor. El supone que ella lo engaña y que algún hombre estaba con ella, pero no encontró al supuesto Sancho. La regresa con el padre de ella por infiel y el señor como buen macho le dice que se la lleve y que el no tiene culpa de aquello.

Todo esto ocurre, como quien devuelve una cazuela agujerada o fracturada... me la dio y me dijo que estaba buena, se la vengo a regresar y el vendedor le dice, una vez salida la mercancía no se aceptan devoluciones

¿Qué chingados puede hacer una criatura de 16 años en una situación así? señalada por el marido, rechazada por el padre, y seguramente estigmatizada por toda la sociedad que la rodea. 

Hay un video protagonizado por Irma Serrano, que por cierto la letra de la canción es de autoría suya, ella va siendo arrastrada por un hombre a caballo que lleva un cartel que dice "NO ERA VIRGEN" y el resto de las mujeres la señala por aquello, En el caso del video que menciono Irma Serrano acepta y señala que también aquellas que se asombran son infieles. Esto me hizo pensar en que las que se dan golpes de pecho mientras en la iglesia sientan las mismas nalgas que por otro lado ofrecen. 

No soy fan de la Serrano, al contrario me cae re mal, pero pues tenía que mencionar eso. 

Les dejo la letra de la canción y la interpretación de Antonio Aguilar, que creo yo es la más conocida. y los invito a pensar y recordar a todas las Martinas, no quinceañeras infieles, sino niñas entregadas como objetos, que pierden valor por una puta membrana. 

Quince años tenía Martina
cuando su amor me entregó,
a los dieciséis cumplidos
una traición me jugó.

Estaban en plena conquista
cuando el marido llegó,
-¿Qué estás haciendo Martina
que no estás en su color?

-Aquí me estado sentada,
no me he podido dormir,
si me tienes desconfianza
no te separes de mí.

-¿De quién es esa pistola,
de quién es ese reloj,
de quién es ese caballo
que en el corra relinchó?

-Ese caballo es muy tuyo,
tu papa te lo mandó 
pa' que fueras a la boda
de tu hermana la menor.

-¿Yo pa' que quiero caballo
si caballo tengo yo?
Lo que quiero es que me digas
quién en mi cama durmió.

-En tu cama nadie duerme
cuando tú no estás aquí.
Si me tienes desconfianza
no te separes de mí.

Y la tomó de la mano
a sus padres la llevó,
-Suegros aquí esta Martina
que una traición me jugó.

-Llévatela tu mi yerno,
la iglesia te la entregó,
Y si ella te ha traicionado,
la culpa no tengo yo.

Hincadita de rodillas
nomás seis tiros le dio
y el amigo del caballo
ni por la silla volvió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario